Música para bebés y recién nacidos ¿o para padres consumistas?

1 comentario

MY FAVOURITE MUSIC...

No soy ningún experto musical, pero he de reconocer que es una de mis aficiones favoritas. Es más, me hizo mucha ilusión que me regalasen un cd de versiones de U2 para bebés poco antes de que naciese la criatura. Y después de todos los trastos que hemos acumulado desde el que anunciamos que estábamos embarazados, el regalo de un cd de música clásica adaptada para recién nacidos también fue un gran alivio: ocupa poco, no molesta y lo puedes utilizar siempre.

Partiendo de esos regalos, y de la inquietud que surge cuando te plantean la importancia de la música para el desarrollo de tu criatura, he estado investigando sobre las distintas colecciones de música para niños que he encontrado. Donde investigando, se entiende escuchando lo que está disponible por Internet, que no es poco.

Y la verdad es que resulta bastante decepcionante: versiones instrumentales tocadas con sonidos que parecen salidos de los teclados que se regalaban a los niños y niñas que hacían la comunión en los años ochenta. Algunas adaptaciones forzadas hasta el extremo, otras suenan a tono de espera tocado con xilófono y las hay que no tienen una calidad mejor de la que se conseguía en las bandas sonoras de los juegos del spectrum. Demasiado abuso de la flauta dulce destroza cualquier canción de Aerosmith. Los que hemos escuchado la música en módulos programados por aficionados al fasttraker, nos hemos encontrado versiones de Depeche Mode o The Cure, que no distan demasiado de las que se pueden encontrar en estas recopilaciones para recién nacidos.

No puedo juzgar el valor pedagógico de estas recopilaciones de adaptaciones infantiles de música comercial, pero sí que tengo la sensación de que son un poco engañabobos. Básicamente sirven para entretener a los padres cuando están en la tienda de juguetes de la cadena que las comercializa y hacerle picar en algo que no cuesta mucho y parece un buen regalo, salvo honrosas excepciones, hasta que se escucha un par de veces. Insisto en que el cd de U2 y los de música clásica que nos habían regalado antes de empezar con la prospección del mercado, pero lo que he ido escuchando después es una mezcla entre el hilo musical del andén del cercanías y las versiones MIDI que, a principios de los noventa, se distribuían con las revistas de informática.

Lo cierto es que la música tranquiliza a los bebes y que les gusta escuchar sonidos. Incluso hay quien recomienda que le pongas la campana extractora de la cocina cuando lloran y no sabes qué les pasa. Entiendo que las complejas composiciones de la música clásica requieran de versiones adaptadas para niños, especialmente cuando lo que se busca es crear una sensación de tranquilidad que ayude conciliar el sueño o cuando se quiera estimular los mecanismos del lenguaje. Pero hacer versiones de los más vendidos de la historia para que los titulares de los derechos de esas canciones sean cada vez más ricos creo que dista bastante del objetivo original. ¿Simplificar las canciones a dos instrumentos de cuerda y viento estimula al bebé o lo atonta tanto como a los padres los anuncios de pañales de la televisión?

Así, si quieres dormir a tu criaturita a la vez que estimulas su lado cultureta no tienes más que sintonizar radio clásica, o, si prefieres que te salga con un punto friqui gafapasta, radio 3. Incluso puedes bucear por Jamendo a ver si encuentras algo tranquilo que ponerle a tus retoños. No hace falta salir a comprar la última versión de Lady Gaga para bebés, la criatura no lo va a entender y al final la cuestión es tener una melodía agradable de fondo.

Pero si de lo que se trata es de tener a unos padres agradecidos, regálales un disco de música para bebés de su grupo favorito: el rollo instrumental cansa menos que la canción con letra y, siempre que las versiones lo merezcan, se puede escuchar de fondo una y otra vez sin agotar ni a los pequeños ni a los mayores. Mejor que cualquier cacharro a pilas con ruidos estridentes y paso previo al tambor de feria que acabará con la hora de la siesta para siempre.

Anuncios

Mi criatura no aguanta 12 horas con el mismo pañal.

2 comentarios

javier

Una de las cosas que empiezas a hacer cuando te conviertes en padre es fijarte en la publicidad de pañales. En el esfuerzo cotidiano de ignorar activamente los anuncios de televisión, los relacionados con productos para bebés eran los que más desapercibidos solían pasar. Pero el instinto consumista – paternal se despierta con el primer llanto y uno empieza a estar pendiente de lo que el mercado ofrece para mejorar la calidad de vida de su criaturita vaciando, de paso, la cuenta corriente.

El caso es que me ha llamado poderosamente la atención una marca de pañales, de las más caras del mercado, que defiende su precio con testimonios de bonitas y bonitos modelos, que si han tenido en brazos un bebé fue cuando a los dieciséis años posaron de mamá en un anuncio de champú, diciendo que les compensa dejarse los cuartos en el susodicho pañal porque retiene 12 horas el pipí de sus criaturas.

En mi corta experiencia, 12 horas con el mismo pañal debe ser de las peores torturas a las que se puede someter a un bebé. No se los de los demás, pero  mi criaturita defeca, perdón caga, casi con cada toma. Esto viene siendo cada tres o cuatro horas, a lo sumo cada ocho horas si una toma nos pilla despistados. Y, ya que estamos escatológicos, aprovecho para decir que, en ocasiones, una sola puesta vale para que la mierda rebose por algún lateral mal ajustado del pañal. No me imagino la irritación que podría coger el culito de la criatura con eso allí pegado durante las otras 8 horas que se supone que tengo que dejar puesto el pañal para amortizarlo.

Quizá es que hay mucho desaprensivo suelto, quizá la marca de pañales pertenece a un grupo que también comercializa pomadas para la irritación, tal vez sea algún método espartano made in Estivil para criar niños sanos y fuertes. El caso es que paso de los pañales de marca y me voy a otros cuya relación calidad precio es estupenda porque, entre otras cosas, no se anuncian en televisión. Y como no me pagan por hacer publicidad, pues no pongo la marca, pero, la calidad no es cara.

Por cierto, me pregunto qué debe experimentar esa mamá del anuncio, que para amortizarlo necesita que el pañal dure 12 horas puesto, cuando en el proceso del cambio la criatura nos deleita con sus habilidades (fuentecita o cañoncete) nada mas colocar el pañal nuevo debajo de su cuerpecillo ¿hace como si nada y sigue poniendo el pañal sucio o lo descarta con todo el dolor para su monedero?

Y community manager también.

Deja un comentario

Community ManagerSi decíamos que esto de ser papá implica desarrollar habilidades de brico-papá, hay otras que tampoco se pueden descuidar. Entre otras destaca la de community manager, que es como se llama al gestor de comunidades virtuales: el que sube las fotos a facebook, escribe sobre el evento en twitter… y, en general, tiene contento al cliente.

Porque nadie se cree que después de los terabytes de fotos de tus sobrinos, los hijos de tus amigos o la niña de la vecina que tienes almacenados en tu disco duro todavía no seas capaz de compartir una sola foto de tu criatura.

Y posiblemente sea así: entre estar junto a la madre en el parto, vigilar que no te cambien a la criatura en la clínica, atender a las visitas… no da tiempo a sacar la cámara y ponerse a hacer fotos.

Es más, llegas a preguntarte ¿quién quiere que la foto de su criatura? pues todo el mundo, así que si no tomas las riendas de la identidad digital del nuevo miembro de la familia pronto habrá fotos no autorizadas por todas las redes sociales.

Las mejores armas: planificación y prevención. Toma las fotos oficiales y envíalas por correo electrónico lo antes posible. Eso calmará las ansias de los fans y evitará que se pongan a compartir fotos en facebook, ya que todos las habrán visto en el correo y no tendrán esa curiosidad mal sana que lleva a alguno a compartir donde no debe la intimidad de tu criaturita. Igualmente, aplacará su necesidad de hacer fotos, a parte de las inevitables para poner de fondo en la pantalla del móvil, con lo que mantendrás en exclusiva los derechos de imagen, que nunca se sabe.

Este año vuelve San Fermin.

1 comentario

un borracho Este año vuelve San Fermín. Con toda la ilusión. No será lo mismo que cuanto te fuiste de despedida de soltero a Pamplona, a vivir la fiesta en primera persona con litros de vino corriendo por tu ropas, rodeado de gente de todos los lugares del mundo ansiosa de fiesta, pero vuelven los sanfermines.

Entre toma y toma, cambiando los pañales podrás seguir los encierros con la ilusión de siempre. Esa que te hacía madrugar durante las vacaciones escolares para ponerte delante de la tele a ver pasar los toros, esos que no viste cuando estuviste en Pamplona.

Nada que ver con la emisión radiofónica que escuchabas estos últimos años en el atasco, camino al trabajo.

Tal vez no sea más que una ilusión pasajera, y justo con el chupinazo caigas rendido en los brazos de Morfeo, que se decide a reconciliarte contigo y devolverte algo del tiempo que últimamente no te ha dedicado.

El caso es que la ilusión está puesta en la posibilidad de seguir el encierro… mañana veremos si se cumple o si, otra ilusión mayor nos mantiene ocupados. En cualquier caso… siempre nos quedará la web de rtve para verlo en diferido.

A San Fermín pedimos por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro, dándonos su bendición. ¡Viva San Fermín!

En un contrato de dos meses la baja no procede.

Deja un comentario

Prefeito Maroca assina contrato para início da construção do Hospital RegionalEn los tiempos que corren es así la cosa. Tienes que aceptar las ofertas laborales que van saliendo, pero cuando tienes una fecha tan relevante como la del parto de tu criatura a la vista, todo está condicionado.

La baja por paternidad es un derecho legislado a favor del trabajador, pero podría ocurrir, en un momento dado que te ofreciesen un interesante contrato de dos meses y que el nacimiento esté previsto justo a mitad del segundo ¿qué haces? Pues si puedes, evidentemente, solicitar la baja por paternidad, que para eso tienes tu derecho.

Lo normal es que si no has avisado esto cause cierto malestar en la empresa que te tiene contratado, pero es lo que hay. Si avisas, posiblemente te informen, antes de firmar, que la baja no procede y que te esperes al final del contrato, donde dispondrás de todo el tiempo libre del mundo para dedicarte jornada completa a tu criatura y a su madre.

Dilemas hay muchos y este es uno de ellos ¿trabajo o vida personal? si tienes que elegir, elige bien, cada criaturita sólo nace una vez en la vida.

Brico-pre-papá.

1 comentario

17 de Abril de 2011 | ¡Bricolaje extremo!

¿Vas a ser papá? ¿Falta poco para el parto? Es el momento de poner a punto el nido. Puede que no sea tu caso, pero lo normal es que, entre antojo y antojo tu pareja se acuerde de cientos de detalles que hay que rematar antes de que venga la criatura.

Desde pintar la habitación del futuro miembro de la familia, y ya que te pones alguna más, hasta colocar cortinas o colgar lámparas allí donde ya no las echarías en falta. el brico-pre-papá tiene que estar preparado para todo.

Sobre todo toca paciencia, el bricolaje doméstico ofrece retos que con calma y un poco de información, herramienta y buenos materiales se solventan fácilmente. Quizá prefieras, o puedas permitirte, acudir a profesionales. Pero hacerlo tu mismo, recurrir al primo manitas o al suegro carpintero tampoco es tan mala idea.

Lo bueno del brico-pre-papá es que puede pasar a ser un papá manitas, que instale mosquiteras, ponga ruedas a esa cuna que no las traía de serie o monte un sistema de hilo musical con el que dotar a la casa de melodías que ayuden a tranquilizar y dormir al personal.

En próximas entregas hablaremos de esas pequeñas, o no tanto, chapuzas y de como afrontarlas con éxito. Ahora me toca cambiar pañales.

Hola mundo.

Deja un comentario

Así, como quien no quiere la cosa ya está aquí: ha nacido un nuevo blog.

Y es que ahora los niños no vienen con un pan bajo el brazo, vienen con una cuenta de twitter… la ciencia, que avanza una barbaridad.

Pues nada, uno más ¿no es para comérselo? Les dejo, voy a coger a la criatura en brazos. ¿Se parecerá al padre?